Triunfa con tu Open House

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

 

Un Open House, o puertas abiertas, es una técnica de marketing inmobiliario que consiste en abrir al público una vivienda para mostrarla y conseguir interesados. No es lo mismo que una visita, puesto que la Open House se hace en una fecha señalada donde todos los interesados lo tienen que ir a ver aquel día. Además, no es solo una visita guiada, sino que el evento se tiene que adornar con un aperitivo y se tiene que decorar para hacer el ambiente más familiar y especial.

 

Esta técnica se empezó a utilizar en los Estados Unidos, pero cada vez es más frecuente a Europa, a pesar de que con la pandemia actual, se ha dejado de hacer un poco. Aun así, muchas inmobiliarias han transportado esta visita física a una visita virtual, donde se publica un vídeo en directo en una plataforma y los usuarios que se van conectando van haciendo preguntas y pidiendo al guía que explique o los lleve a la parte de la casa que deseen.

 

Así pues, presenta una multitud de ventajas, tanto para el propietario como para los posibles compradores, pero también es verdad que hay algunas desventajas. Te lo explicamos!

 

Para el propietario y la inmobiliaria:

+La gente se interesa más por el inmueble: Al tratarse de un acontecimiento puntual, es más fácil captar la atención de más gente.

+Das a conocer la competencia: Al ser una visita conjunta, las personas pueden ver que hay más gente interesada en el inmueble, por lo que esto hace aumentar la sensación de urgencia en los interesados.

+Ahorras tiempo: Al hacer una visita conjunta del inmueble, solo te tienes que desplazarte una vez allí y guardarte las horas del acontecimiento.

+Conoces clientes potenciales: Todo el mundo que venga a la visita, es que está interesado en comprar/alquilar una casa, por lo que si no se les gusta la del acontecimiento, puedes encontrar otra y convertirlos en clientes.

-No es nada simple: requiere de una estrategia previa que tiene que estar muy bien preparada, puesto que se tiene que dar a conocer el acontecimiento, se tiene que crear una base de datos y se tiene que preparar la vivienda y los detalles.

 

Por el posible comprador:

+Más libertad para visitar la casa: Al haber muchas visitas en una misma hora, el recorrido es más independiente, por el que se puede revisar cada detalle y no solo se depende de la visita del guía.

+Puedes conocer otras opiniones de primera mano: El hecho de reunir varias personas en una misma casa, permite intercambiar opiniones y ver cosas con las que no os habíais fijado.

+Te encuentras de una forma más natural, por el que te puedes imaginar como sería vivir allí.

-La visita no es tan personalizada.

-Menos visión: Al haber más gente, te pueden tapar algunos detalles.

 

Y hasta aquí nuestra lista de pros y contras de hacer un Open House, aunque tenga algunas desventajas, las ventajas son más. Nosotros recomendamos hacerlo en una casa grande y con mucho personal disponible para atender cualquier duda, para que las desventajas pierdan fuerza. Así pues, aunque ahora solo se pueda hacer virtual, aprovechadlo y empezad a preparar un gran Open House para cuando las cosas mejoren!