¿Còmo reformar tu casa?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Reformar la vivienda se ha vuelto una acción muy corriente, tanto para vivir como para venderla. Muchas personas, a la hora de comprar una casa antigua a un buen precio, se plantean hacer una reforma para hacer la casa algo más suya y al mismo tiempo, darle un aire fresco. Por otro lado, mucha gente se aventura a hacer una reforma para vender una vivienda, puesto que este hecho puede añadir un valor al precio de la vivienda y acelerar el tiempo de venta.

 

Así pues, este blog se enfoca en este segundo grupo de gente, donde su objetivo es preparar una vivienda para facilitar su venta.

 

Para sacar adelante la reforma en la vivienda para vender se tiene que tener en cuenta 3 aspectos muy importantes:

 

-El precio actual de la venta

 

-El precio de la reforma

 

-A qué precio piensas posar en venta tu casa

 

Para calcular la viabilidad, la fórmula es la siguiente: El precio futuro de venta – el precio actual – el precio de la reforma. Si esta operación te da un resultado positivo: tira adelante!

 

Una vez tengas claro que quieres reformar, tienes que pensar qué quieres reformar exactamente, puesto que no hace falta reformar toda la vivienda, sino aquellas partes que le dan más valor a la reforma. Así pues, el que recomendamos desde El Balcó Imobiliària es llevar a cabo pequeñas mejoras que hagan aumentar el valor de la propiedad inmobiliaria teniendo en cuenta sobre todo la cocina, los baños y las paredes, puesto que son las partes que añaden más valor a una vivienda.

 

-La reforma del baño: La manera más fácil y económica de reformar los baños es elegir piezas sencillas y blancas. De este modo lucirá como nuevo y será más atractivo por los posibles compradores.

 

-La reforma de la cocina: Como bien se ha comentado, la cocina es un punto de mira por los posibles compradores y es por eso que a la hora de reformarla se tiene que saber como sacarle partido. La luz es un tema muy importante, y si crees que no entra suficiente luz natural, cuida los puntos de luz para que se pueda iluminar cada zona adecuadamente. En cuanto al mobiliario, valora si realmente se tiene que cambiar o no, y en caso de que si, compra muebles de calidad-precio y que sean atractivos para la vista. Aun así, muchas veces no hace falta cambiarlos, sino simplemente pulirlos, pintar y sustituir los tiradores por unos de más modernos. Pon creatividad e imaginación!

 

-Pintar la casa: La fórmula para renovar y multiplicar la luz de la vivienda es hacer una nueva capa de pintura en color blanco. Además, lo puedes hacer tú mismo y no hay que encomendarlo a profesionales, ¡por el que te supondrá beneficios en el presupuesto!

 

¡Esperamos que os sirvan estos consejos y que tu reforma tenga mucho de éxito! Por más consejos inmobiliarios ya sabéis donde encontrarnos. 🙂